Navigation – Plan du site
Articles

La documentación contable de la Tesorería de la Casa de la Contratación de las Indias de Sevilla (1503-1717)

Prof. Dr Rafael Donoso Anes

Résumés

L’objet essentiel de ce travail est de mettre en lumière le développement des pratiques comptables mises en œuvre dans la Trésorerie de la Chambre de la Contratation durant deux siècles, destinées essentiellement au contrôle des trésors venus des Indes occidentales.

Le système comptable officiellement reconnu dans les ordonnances de la Chambre de la Contratation depuis 1503 est la recette, dépense et reprise. Les comptes sont consignés dans de grands cahiers reliés.

En principe, la recette, dépense et reprise aurait dû suffire au contrôle d’un secteur des Finances royales dans lequel les seuls mouvements sont des entrées et sorties de fonds. Toutefois, très vite, la réalité s’avère tout autre. Les processus comptables deviennent complexes, principalement parce qu’il est décidé que tout l’or et l’argent des Indes qui entreront dans la Chambre de Contratation pour le compte du roi seront vendus et utilisés pour frapper écus et réaux dans l’Hôtel des Monnaies de Séville. Ceci signifie que les Finances Royales se trouvent dans des positions passives et actives à l’égard de particuliers ou d’autres secteurs des Finances royales. Or, la méthode de recette, dépense et reprise ne permet pas d’en rendre compte. Notre hypothèse est que c’est la raison pour laquelle le trésorier de la Chambre de la Contratation se voit obligé de recourir à la partie double.

La recette, dépense et reprise est une méthode de tenue des livres qui permet de rendre compte de la réalité économique de la relation entre les finances royales et les sujets qui en ont le maniement (ici, le Trésorier). En revanche, la partie double permet de rendre compte de toute la réalité économique du secteur des Finances étudié aussi, en incluant ce qui concerne le Trésorier. Il ne fait guère de doute que la richesse informative de la partie double est bien supérieure, puisqu’elle peut rendre compte de toutes les relations du Trésorier.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1  Domínguez Ortiz, 1974.
  • 2  Entre los autores que han estudiado ese mercado, intentando cuantificar su volumen, destacamos : H (...)
  • 3  Carande, 1965 y 1967.

1Domínguez Ortiz1 reconoce la importancia de la historia de Sevilla durante los siglos XVI y XVII, importancia vinculada, necesariamente, a la creación, en 1503, de la Casa de la Contratación de las Indias que monopolizaría durante esos dos siglos el comercio americano, inundando de plata los mercados europeos2 y para la que nuestro país sólo fue una estación de tránsito, como han demostrado algunos historiadores, de entre los que destacamos a Ramón Carande3. Pero, aunque los tesoros no se quedaran, el control contable al que fueron sometidos en ese período de tránsito fue tan intenso y significativo que hoy podemos reconocer que el desarrollo contable que experimentó la Casa de la Contratación, en dicha época, fue muy importante.

  • 4  En este sentido pueden consultarse por ejemplo los artículos de Rodríguez Vicente, 1967 y 1975.
  • 5  Roover, 1970, p. XVI.
  • 6  Melis, 1977, p. 74. Autor de una de las obras más reconocidas y sobresalientes sobre historia de l (...)

2Desde hace tiempo la Historia ha ido prestando una importancia creciente a los acontecimientos económicos y hoy, a la mayoría de los historiadores, no se les escapa que hay un instrumento clave donde una parte trascendental de esos acontecimientos se encuentra perfectamente reflejada y, a través de los cuales, se puede reconstruir, minuciosamente, nuestro pasado histórico-económico, nos estamos refiriendo a la contabilidad4. Por otro lado, la propia historia de la contabilidad, desde hace algunas décadas, está experimentando un importante desarrollo, lo que está dejando sin sentido la queja de Raymond de Roover5, relacionada con el descuido y poco interés que mostraban los historiadores económicos por los libros de cuentas. En ese mismo orden de cosas, hace algún tiempo, un reconocido historiador de la contabilidad, Federigo Melis6, destacaba el interés que empezaban a mostrar los historiadores económicos frente a la documentación contable, considerada por él como la más original y detallada.

3El objetivo principal de este trabajo es destacar el desarrollo de las prácticas contables que se aplicaron en la Tesorería de la Casa de la Contratación a lo largo de más de dos siglos, dirigidas, principalmente, al control de los tesoros que venían de las Indias.

El desarrollo legislativo de la Casa de la Contratación y el papel de la contabilidad

  • 7  AGI, Sección de Patronato, legajo 295, n° 14.

4Cuando Colón preparaba su segundo viaje, los Reyes Católicos le dieron instrucciones precisas dirigidas, principalmente, al establecimiento de un adecuado control de las tierras descubiertas ; así, se previene que : “nadie pueda llevar mercaderías a las tierras descubiertas ni hacer negocios en ellas más que el almirante y el tesorero de sus altezas ; que en llegando se haga casa aduana, donde se depositen las mercaderías de aquí y de allá, y se haga cargo de todo el tesorero, con intervención de un oficial nombrado por el almirante”7. Instrucciones donde se pone de manifiesto el espíritu económico y mercantilista que presidió, desde el principio, la gesta del descubrimiento del nuevo mundo.

  • 8  El documento original de estas primeras ordenanzas puede consultarse en AGI, Sección de Patronato, (...)
  • 9  Schäfer, 1935 y 1945.

5El 20 de enero de 1503 los monarcas daban las primeras ordenanzas para el establecimiento de una Casa de la Contratación en Sevilla8, cuyo antecedente, de acuerdo con Schäfer, se encuentra en un documento que sitúa alrededor de 1500, y donde ya se recogía en líneas generales el funcionamiento y finalidad de lo que sería la Casa de la Contratación9.

6Las primeras ordenanzas o instrucciones de la Casa de la Contratación constan de veinte artículos y, en el primero de ellos, se delimitaba la función principal que se atribuía a la Casa : una especie de almacén donde se recogiesen todas las mercaderías con destino a las Indias y aquellas que de las Indias se enviaban a España ; una aduana donde, dado el monopolio comercial asignado a la casa sevillana, se pudiese ejercer un adecuado control desde el punto de vista fiscal.

  • 10  Piernas Hurtado, 1907, p. 18.

7Esa doble finalidad comercial y fiscal que preside su primera etapa, se manifiesta, a entender de Piernas Hurtado10, ya en el nombre que se le dio a la institución y en las denominaciones de Factor, Tesorero y Escribano/Contador, adoptadas para los tres oficiales encargados de regirla. En su artículo cuatro es donde se contempla la creación de los mencionados oficios, y ese artículo junto con el doce, contienen las primeras normas contables dictadas para la Casa de la Contratación. El cuatro es del tenor siguiente :

4. “Otro sy hordenamos e mandamos que en la dicha casa esté e resida un fattor que sea onbre ávil e diligente que tenga cargo de la dicha negociación e un thesorero, el cual aya de recibir e reciba todas las cosas e mercaderías e mantenimientos e dineros e otras cosas que oviere o vinieren a la dicha casa e un contador o escribano que sean personas ábiles e de buena fama, los cuales tengan sus libros encuadernados de marca mayor en que escriban e asyenten todas las cosas que el dicho tesorero recibiere e las que fueren a su cargo de cobrar asy de mercaderías como mantenimientos e dineros que oviere o viniere a la dicha casa e asy mismo todas las cosas que el dicho fattor despachare e hiciere en la dicha negociación, poniendo cada cosa sobre sy en artículos apartados, haziendo primeramente el cargo de lo que ansí recibiere e cobrare e fuere a su cargo de cobrar ; e después la data de lo que ansí gastare e como en qué cosas se pagó e a qué personas e por qué causas, las cuales dichas personas de suso declaradas mandamos que sean las que por nos para ello fueron nombradas e diputadas, e que las dichas personas fagan todo lo susodicho dentro en la dicha casa e estando juntos porque en todo ello aya más recabdo, en los cuales dichos libros mandamos que señalen e firmen todos los dichos fattor e thesorero e escribano en cada partida” (CDI, II, 5, p. 31).

8Factor, tesorero y contador que asume en esta primera etapa el oficio de escribano, fueron los primeros funcionarios-oficiales de la Casa. En un principio la función del factor es la que parece revestir una mayor importancia : “que tenga cargo de la dicha negociación”, a él se le hace responsable de comprar y almacenar todo aquello que se destinará al nuevo mundo. Sin embargo, con el paso del tiempo y con la creación de nuevos oficios, el factor irá perdiendo terreno. Por el contrario, el oficio de tesorero fue adquiriendo cada vez mayor importancia a medida que el caudal de tesoros provenientes de las Indias se incrementaba, pues a él se le hizo responsable de ese caudal. El contador sería el responsable de los libros de cuentas ; el tesorero responde de los fondos, pero es el contador el que hace las anotaciones de su movimiento en los libros, así como de lo que se entrega y gasta el factor.

9Como podemos ver en el artículo cuatro reproducido más arriba, el sistema contable oficialmente reconocido es el de “Cargo y Data” llevado en “libros encuadernados de marca mayor”, estableciéndose las bases de su funcionamiento general que es el siguiente :

  • Asentando en el cargo todas las cosas que el tesorero recibiere y en la data todo lo que gastare.

  • Anotaciones en artículos apartados donde debían exponerse todas las características de la operación asentada y firmando cada asiento los tres oficiales.

  • 11  De acuerdo con Pierre Chaunu (1983) se puede hablar en la explotación americana de los metales pre (...)

10Pero lo que más preocupó a los monarcas desde el principio fue el establecimiento de un estricto control de los metales preciosos, en un principio oro11. Al control de ese preciado metal se dirige el artículo doce de las Instrucciones, norma que sienta las bases del desarrollo contable que posteriormente alcanzaría la tesorería de la Casa de la Contratación. Dice el artículo mencionado que reproducimos por su importancia :

12. Otro sy mandamos a los dichos oficiales de la dicha casa que todo el oro que viniere de las Yndias lo reciba el dicho thesorero en la manera que por estas nuestras hordenanças les avemos mandado que reciban las otras mercaderías de suso declaradas e en presencia del dicho fattor e escribano e que luego como fuere avenido e lo ovieren recebido nos escriban e fagan saber la cantidad de oro que oviere venido e ovieren recebido e quanto puede montar después de labrado y nos enbíen cada año la cuenta de todo su cargo e data de las cosas que ovieren recebido e dado para que nos seamos ynformados dello e asy mismo nos enbíen una copia firmada de sus nombres de todas las debdas que oviere en la dicha casa de todas las libranças que nos ovieremos librado en ellos a cualquier persona e para ellos ayan sido acebtadas para que Nos mandemos proveer sobre todo ello como cumple a nuestro servicio e les enviemos a mandar lo que han de pagar e fazer después de visto lo que oviese venido y se debiere ; y entre tanto mandamos que los dichos oficiales de la dicha casa no puedan gastar ni gasten cosa alguna del dicho oro que a la dicha casa e a su poder viniere de las Yndias sin nuestra licencia e especial mandato e hasta tanto que Nos por nuestra carta o Instrucción firmada de nuestros nombres les enviemos a mandar cómo o en qué cosas es nuestra merced que se gaste la suma que aquel oro montare diciéndoles que tomen o gasten tanta cuantía para los gastos e debdas de la dicha Casa e de lo otro que sobraren fagan lo que la nuestra merced fuere ; pero queremos que entre tanto que nos fazen saber lo susodicho los dichos oficiales tengan cuidado de fazer labrar el dicho oro en la Casa de la Moneda de la dicha cibdad de Sevylla para que ayamos breve despacho en lo que dello mandaremos gastar” (CDI, II, 5 págs 35-37).

  • 12  En nuestro trabajo (Donoso Anes, 1992), se pueden consultar todos los detalles relacionados con es (...)

11Lo que significa que el oro lo debía recibir el tesorero a quien el contador le hacía cargo de él en su libro de “cargo y data”. Asimismo, el tesorero tenía la obligación de hacer labrar, inmediatamente, ese oro en la Casa de la Moneda12, el cual convertido en moneda debía ser utilizado para pagar deudas o darle el destino que los monarcas dispusiesen, pero ni un solo maravedí podía salir de la Casa sin el expreso consentimiento de ellos, cuyas órdenes de pago iban a ser incluidas en los libros antes de su anotación contable como documento justificativo de dicho pago.

12Pero el control no terminaba con la anotación en los libros de la entrada y salida de numerario. Además se obligaba al tesorero a enviar “cada año la cuenta de su cargo y data” y de todas las deudas y libranzas. Asimismo, estaban obligados a enviar una relación de todo el oro recibido y el cálculo de lo que podía montar una vez labrado, lo cual se tomaría como base para realizar las libranzas y órdenes de pago.

  • 13  CDI, I-36, pp. 277-281.
  • 14  CDI, I-36, pp. 296-311.

13En 1509 moría el que fue el primer factor de la Casa, Francisco Pinelo, y el rey nombró para sustituirle al comendador Ochoa de Isasaga, el cual tomó posesión el 20 de agosto de 150913; en febrero de 1510 fue llamado a la corte para que elaborase unas nuevas ordenanzas, las cuales veían la luz pública el 15 de junio de 151014. Desde el punto de vista contable, estas nuevas ordenanzas apenas amplían lo ya previsto en las de 1503. Se insiste en que el tesorero, en el “libro general del cargo y data de la Real Hacienda”, fuese asentando particularmente cada negocio tocante a ella, de forma que de lo que hubiere de pagar de ello se debía hacer el correspondiente libramiento para el tesorero, los cuales representarían sus justificantes de pago : “porque por allí le an de thomar su cuenta de aquí adelante”.

  • 15  En relación con los bienes de difuntos pueden consultarse los artículos siguientes: Heredia Herrer (...)
  • 16  Nos referimos al conocido caso de Juan Castellanos de Espinosa que se hizo cargo de su administrac (...)

14Una novedad importante en estas ordenanzas son los tres capítulos dedicados a los bienes de difuntos. Bienes que con el tiempo adquirirían una gran importancia, obligando a la elaboración de una legislación amplia y todo un entramado administrativo y contable que representa un verdadero modelo de organización burocrática15, al margen de la corrupción y los abusos que algunas personas cometieron en su administración 16; dice así su principal artículo en relación con estos bienes :

“Item : mandamos que de aquí adelante thengais mucho cuidado e deligencia en recoxer todos los bienes de los que moriesen en las Indias e en los viaxes dellas e thengais en la dicha casa un libro en que se asienten los dichos bienes, en la mesma orden e manera que se asentare nuestra facienda, e un arca de tres llaves dondestén los dichos bienes ; e que vos los dichos ofyciales los pongais en tablas e publiqueys e fagais pregonar dysciendo qué bienes son e de qué personas, e de qué logares, en los tiempos que a vosotros pareciere que basta para que venga a notycia de todos ; e cuando se fallase a quien pertenezcan de derecho, se los deis sin dylación alguna, e que quede razón dello en el libro e conoscymiento de las partes” (CDI, I-36, pp. 302- 303).

  • 17  Sobre el Consejo de Indias, aparte de la obra ya citada de Schäfer (1935), merecen destacarse las (...)

15A partir de 1524, cuando el emperador Carlos V crea el Consejo de Indias17, la Casa de la Contratación queda subordinada a ese organismo y se institucionaliza el control y la censura de las cuentas del tesorero por parte de la contaduría de dicho Consejo, adonde debían ser enviadas en forma de “relaciones juradas de cargo y data”. No obstante, en el siglo XVI, el control fue normalmente realizado en la propia Casa, aprovechando las visitas que, periódicamente, realizaban miembros del Consejo.

16El año clave en el desarrollo legislativo de la Casa de la Contratación sería 1552. Hasta esa fecha la Casa contaba, como sustento jurídico, con las ordenanzas de 1503, ampliadas gracias a las numerosas instrucciones especiales, cédulas, declaraciones, etc. Todo lo cual representaba un verdadero problema para su cumplimiento, dada la dispersión normativa existente, a lo que hay que añadir, además, el importante desarrollo que el comercio ultramarino había experimentado en esos casi cincuenta años.

  • 18  En relación con estas ordenanzas Haring (1938, p. 41) nos informa que en noviembre de 1552 se conc (...)

17El 11 de agosto de 1552 el príncipe gobernador D. Felipe aprobaba en Monzón unas nuevas ordenanzas omnicomprensivas elaboradas por el Consejo de Indias que, en más de doscientos artículos, recogían todo lo relacionado con el comercio y la navegación ultramarina18. Estas ordenanzas, desde una perspectiva contable, presentan el siguiente contenido que resumimos a continuación :

1. Los jueces-oficiales debían tener un arca de tres llaves diferentes, una para cada uno de los tres oficiales : factor, tesorero y contador. En el arca debía introducirse todo el oro, plata, perlas y piedras que viniese para la Real Hacienda. De ese arca ningún oficial podía sacar nada si no “fuese por mano de los dichos tres oficiales”.

2. En el interior del arca tenía que haber un libro “grande encuadernado de marca mayor”, donde debían asentarse las entradas (cargos) y las salidas (datas), con todo lujo de detalles y firmarse cada partida del cargo o de la data por los tres oficiales. Este libro, antes de su utilización, debían ser contadas, paginadas y rubricadas cada una de sus hojas : “porque se quite toda sospecha”. Otro igual a éste debía estar en poder del contador.

3. Asimismo, los oficiales debían tener otro libro “grande y encuadernado” fuera del arca, donde se “fuese asentando lo que a cada uno tocare correspondiente a la Real Hacienda”, recogiendo los acuerdos a los que sobre el particular llegasen, firmando, igualmente, los tres después de cada capítulo y acuerdo. Este libro debía tener también sus hojas contadas y rubricadas y debía estar en poder y cargo del contador.

4. En otra arca de tres llaves diferentes se debían introducir todas las partidas de oro, plata, perlas y cualquier otra cosa que viniese de las Indias registrada y consignada a personas que no estuvieran o no residieran en Sevilla, así como las partidas que fuesen “embargadas o detenidas a pedimento de alguna persona”. En el interior de ese arca se incluiría un libro donde se asentarían esas partidas, la causa de por qué están allí, la firma de los tres oficiales. Las cartas de pago con los “recaudos” correspondientes de las partidas entregadas se debían depositar, asimismo, en el arca, la cual es denominada en los libros de contabilidad : “Arca de Depósitos”. Existiendo, por otro lado, un arca, con su libro correspondiente, para el control de los bienes de difuntos en Indias denominada : “Arca de Difuntos”.

5. El oro y la plata de la Real Hacienda puesto a buen recaudo en su arca correspondiente, se debía vender y beneficiar, y el dinero obtenido hacerse cargo al tesorero de la Casa de la Contratación. Los oficiales debían enviar al rey relaciones precisas de todo el oro y la plata que hubiese venido, así como un cálculo de lo que podía montar una vez labrado. Asimismo, se ordena que cada año enviasen “un tiento de cuenta de todo su cargo y data de las cosas que hubiese recibido y dado y de lo que en cabo del año queda en poder del tesorero”. Todo lo cual, como ya hemos visto, había quedado regulado en las primeras ordenanzas de 1503, donde, como ahora, también se incluían los siguientes mandamientos :

  • “El envío de una copia firmada de todas las deudas que hubiere en la Casa y de todas las libranzas que se hubieran librado, para así mandar lo que se ha de pagar y hacer”.

  • Que los oficiales no pudieran gastar ni gastasen cosa alguna del oro, plata y piedras preciosas que de las Indias llegasen a su poder sin licencia o mandato real, “exceptuando los salarios que allí estén librados”.

  • Que, entretanto, los oficiales hiciesen labrar el oro y la plata en la Casa de la Moneda de Sevilla, “para que haya mas breve despacho en lo que de ello mandaremos gastar”.

1. Es a la figura del contador a la que se dedica más espacio en estas ordenanzas, quizás porque era el oficio que más había visto crecer sus responsabilidades. Así, mientras los otros dos oficiales contaban con la ayuda de un teniente u oficial mayor, el contador tenía en su escritorio cuatro oficiales y tres escribientes.

2. El factor que, entre otras cosas, se encargaba de “recibir todas las cosas que para la Real Hacienda venían de las Indias, excepto oro, plata, perlas y piedras preciosas que son a cargo del tesorero, así como de comprar lo que se le mandare para enviar a ellas”, tenía que tener su propio libro que debía concertar con el que llevaba el contador relativo al tesorero, y con el libro general que se encontraba en el arca de las tres llaves.

18En la figura 1 presentamos un organigrama donde se recogen los órganos de gobierno de la Casa tal como quedan configurados tras las ordenanzas de 1552.

Figura 1. Órganos de gobierno de la Casa de la Contratación (Ordenanzas De 1552).

El desarrollo contable de la Tesorería de la Casa de la Contratación

19Como hemos reconocido, en las ordenanzas de 1503 se establecía ya el sistema contable que oficial y obligatoriamente se llevaría para la administración y control de la Real Hacienda : el “cargo y data”, haciendo responsable de ello al tesorero de la Casa de la Contratación.

20Los fundamentos, del método de cargo y data, eran muy simples : se trataba de registrar en un libro, en una primera parte todo lo que recibía y representaba el origen de fondos de la Real Hacienda y, en una segunda, todo lo que salía y gastaba como aplicación de esos fondos. Al final se calculaba el “alcance” por la diferencia entre la suma de los cargos y la suma de las datas, alcance que podía ser “contra el tesorero” si la primera suma superaba a la segunda o “a favor del tesorero” en el caso contrario.

21En principio, cabría pensar que el método de cargo y data podía ser suficiente para el control de una hacienda cuyos únicos movimientos consistían en entradas y salidas de caudales. Pero, muy pronto la realidad no sería esa y los procesos contables en los que se vería involucrada la Real Hacienda se complicarían, principalmente porque se decidió que todo el oro y la plata que entrase en la Casa procedente de las Indias para la Real Hacienda se vendiese, y puesto a la ley, se labrasen escudos y reales en la Casa de la Moneda de Sevilla. Además, cuando los caudales de la Real Hacienda eran insuficientes para hacer frente a los gastos de la corona, se acudió, reiteradamente, a la toma de caudales (incautación de metales preciosos) de otras haciendas (mercaderes, bienes de difuntos…) que entraban en la sala del tesoro de la Casa de la Contratación.

22Estos hechos significaban que la Real Hacienda se situaba en posiciones activas y pasivas en su relación con otras personas o haciendas y, evidentemente, el “cargo y data”, no permitía dar a conocer esas situaciones. A pesar de lo cual en las ordenanzas, tanto de 1503 como de 1552, se exigía al tesorero que enviase “una copia firmada de todas las deudas que hubiere en la Casa”.

23Todas estas circunstancias nos obligan al establecimiento de una hipótesis, a falta de un documento que no hemos localizado, que justifique la aplicación tan temprana por parte de la tesorería de la Casa del método contable de la partida doble. Creemos que la exigencia anteriormente expuesta hay que situarla como punto de referencia a la hora de explicar el desarrollo contable que experimentó la tesorería y, en nuestra opinión, el tesorero debió de jugar un papel significativo en ese desarrollo, el cual desemboca en la aplicación de los medios instrumentales y formalismos propios del método de la partida doble que se aplicaría durante casi un siglo en sus cuentas.

  • 19  Sobre Pedro Luis de Torregrosa  y sobre la aplicación de la partida doble en las cuentas centrales (...)

24Sin embargo, esa exigencia no podemos considerarla suficiente para apoyar la hipótesis del establecimiento de ese método contable, ya que con un libro mayor de cuentas (auxiliar), como el que se llevaría en la segunda mitad del siglo XVII en la hacienda de bienes de difuntos y depósitos, podría haber sido suficiente para cumplir el requerimiento exigido en las ordenanzas. Entendemos que, además, debieron darse unas circunstancias especiales que favorecieron su implantación. Entre dichas circunstancias pensamos que hay una que pudo haber sido especialmente decisiva : el hecho de que Pedro Luis de Torregrosa19, un experto en el método de la partida doble, a quien Felipe II encomendaría en 1592 su implantación en las cuentas centrales de la Real Hacienda castellana, estuviese en las fechas en que comenzó a aplicarse estrechamente vinculado a la Casa, primero como contador de bienes de difuntos en 1555, y más tarde como factor en 1560.

Las cuentas del primer tesorero de la Casa de la Contratación, el Doctor Sancho de Matienzo (1503-1518)

  • 20  Sobre este particular puede consultarse Donoso Anes, 1996a.

25Mucho antes de que los acontecimientos relatados en el apartado anterior ocurrieran, en las cuentas que tuvo que dar el primer tesorero de la Casa, el Dr Sancho de Matienzo (1503-1518), ya encontramos lo que podría calificarse de precedente a la utilización del método de la partida doble20. Aunque tenemos que reconocer que el método contable que utiliza el Dr Matienzo es el de “cargo y data”, sin embargo, algunos de sus formalismos y características son los propios de la partida doble. En sus cuentas Matienzo utilizó dos tipos de libros :

  • Libro manual de cargo y descargo

  • Libro mayor de cargo y data

26Sin duda, es la utilización de un libro manual lo que representa la característica más sobresaliente del método contable del Dr Matienzo, cuyo uso – complementando a un libro de cargo y data – no se repetiría en toda la historia contable de la tesorería de la Casa de la Contratación. Además, el hecho de darle a este libro la misma denominación que se le daba en el siglo XVI en Castilla al libro diario en el método de la partida doble, creemos que no fue casualidad, ya que pueden observarse ciertas similitudes entre ellos y que podemos sintetizar en las siguientes :

  • Ambos eran libros de asientos que se iban escribiendo cronológicamente, sin distinguir la naturaleza de la transacción para su ordenamiento dentro del libro.

  • Su contenido reflejaba transacciones que eran, simultáneamente, anotadas en el libro “mayor de cargo y data” lo que en “el manual” (diario) por partida doble era traspasado al “libro de caxa” (mayor).

  • Los asientos del “manual” en ambos métodos eran más extensos y de un contenido informativo más rico que los del “mayor” y “libro de caxa”.

  • Los asientos del “manual” aquí, como en la partida doble, nos conducen al “mayor” y los del “mayor” al “manual”, mediante la referencia al final de ellos del número de la página donde se encuentra reflejada la misma transacción.

  • 21  La documentación correspondiente a las cuentas del Dr. Sancho de Matienzo se encuentra en el AGI e (...)

27Todas esas características y otros aspectos formales del método empleado por el Dr Sancho de Matienzo los podemos contemplar en las figuras 2, 3 y 4, donde reproducimos la primera página del manual de 1503 (figura 2), la primera página del libro mayor de 1509 (figura 3) y la primera página del libro manual de 1509 (figura 4)21.

Figura 2 : Primera página del libro manual del Dr Sancho de Matienzo de 1503

Figura 2 : Primera página del libro manual del Dr Sancho de Matienzo de 1503

Figura 3 : Primera página del libro mayor de cargo y data del Dr Sancho de Matienzo de 1509

Figura 3 : Primera página del libro mayor de cargo y data del Dr Sancho de Matienzo de 1509

Figura 4 : Primera página del libro manual de cargo y descargo del Dr Sancho de Matienzo de 1509

  • 22  El título de este libro es: “Manual de cargo y descargo del Dr. Sancho de Matienzo canonigo de la (...)

28En el manual de cargo y descargo de 150322 que podemos ver en la figura 2, resulta bastante curioso observar que no se utiliza como unidad de cuenta única el maravedí, de manera que las cantidades representadas en su margen derecho no son uniformes. Así, si era cobre lo que se contabilizaba se utilizaban marcos, onzas, ochavas y tomines ; si era oro, pesos y tomines ; si era palo de brasil, quintales y libras y si era dinero, el maravedí. Sin embargo, en el manual y mayor de 1509 (ver figuras 3 y 4) se utiliza ya el maravedí como “unidad de cuenta” única, lo que permitía en el libro mayor calcular el “alcance” correspondiente, que indicaba la posición deudora o acreedora del tesorero en relación con la Real Hacienda.

29Como ya hemos señalado, lo insólito del método utilizado por Matienzo consistió en simultanear en el método de cargo y data, la utilización del propio libro de cargo y data aquí denominado “mayor de cargo y data”, con un libro diario aquí denominado “manual de cargo y data”. Instrumentos contables que ningún otro tesorero de la Casa de la Contratación volvería a utilizar, de esa forma, en el método de cargo y data.

Del método de cargo y data a la utilización del método de la partida doble

30En adelante, los libros de cargo y data general de la Real Hacienda, grandes y encuadernados, fueron sucediéndose año tras año. En ellos, “los cargos” hacían referencia, principalmente, a lo recibido por la venta de las partidas de oro y plata, realizándose detalladas relaciones de dichas partidas y cuyos asientos contenían todas las características del metal vendido y de las condiciones de la venta. “Las datas”, precedidas normalmente de la copia de una cédula real, suponían las aplicaciones que se hacían de las partidas del cargo. Su estructura característica, que puede verse en la figura 5, se mantuvo durante todo el período de existencia de la Casa de la Contratación en Sevilla.

31Un aspecto muy importante de estos libros es que los asientos contenidos en ellos son de una gran riqueza informativa y por ello de un valor extraordinario, no sólo para la historia de la contabilidad, sino también y sobre todo para la historia económica. En efecto, constituyen una fuente de información valiosísima, pues permiten conocer hechos económicos o evaluar gastos que, o bien se sucedían con cierta regularidad o tuvieron un carácter extraordinario.

32A mediados del siglo XVI, cuando se generalizaron las ventas de los metales preciosos a los mercaderes compradores de oro y plata y la Real Hacienda suplía su falta de numerario “tomando” fondos de otras haciendas, principalmente de la de bienes de difuntos, la contaduría y tesorería de la Casa hubo de proveerse de los instrumentos contables necesarios para el control de las deudas que, forzosamente, se ocasionaban con esos hechos.

Figura 5 : Primera página de un libro de cargo de la Real Hacienda (1562)

33Para el primer caso surgieron los “libros de recibo y venta de oro y plata”, una valiosa documentación auxiliar tanto del libro de “cargo” del tesorero, como de los “manuales” que por aplicación del método de la partida doble se desarrollaron. Una página de un libro de recibo y venta de oro y plata puede verse en la figura 8, concretamente de un libro de 1560. Para el segundo caso surgieron los “libros de la toma”, extensas relaciones de las partidas expropiadas con indicación de su dueño, cantidad, valor, etc. Pero, sobre todo, a lo que dieron paso estos acontecimientos fue, como ya hemos reconocido, a la utilización del método del “libro de caxa y manual”, que era la denominación que recibía en Castilla el método de la Partida Doble, única forma de obtener una representación contable de los hechos mencionados y un adecuado control de deudores y acreedores ; un ejemplo ilustrativo del libro de caxa y del manual puede verse en las figuras 9 y 10 respectivamente.

34Sin embargo, el desarrollo del método del “libro de caxa y manual”, en ningún momento significó el abandono del método principal de la tesorería : “el cargo y data”, a través del cual se ejercía el control del tesorero por medio de las relaciones juradas que sacadas de ese libro debían ser enviadas a la contaduría del Consejo de Indias. Además, el “cargo y data” y los libros “manual” y de “caxa” se complementaban, incluyéndose, en estos últimos, la información contenida en el primero ; aunque, evidentemente, su información iba más allá de la representación exclusiva de los movimientos de numerario reflejados en los asientos del libro de “cargo y data”.

  • 23  En Donoso Anes, 1992, se puede ver el análisis de diferentes procesos contables, donde puede compr (...)

35Por otro lado, las numerosas incautaciones de metales llevadas a cabo principalmente en la segunda mitad del siglo XVI, propiciaron un desarrollo espectacular de la contabilidad de la tesorería de la Casa de la Contratación y, muy especialmente, del método de la partida doble, cuyos procesos y su representación contable se complicaron bastante, debido a la diversidad del origen de las partidas así como de sus aplicaciones23.

36En los procesos representados por partida doble relacionados con la Hacienda Real existían dos cuentas que conformaban su núcleo central :

  • El Tesorero de la Casa de la Contratación : que hacía las veces de la actual cuenta de tesorería.

  • Su “Magestad” o Plata y oro de su “Magestad” : cuenta que representaba a la Real Hacienda y que podríamos identificar con la cuenta de “capital” de una empresa mercantil privada.

37Al final de cualquier proceso contable representado por este método ésas eran las únicas cuentas que subsistían, ambas con el mismo saldo, pero de signo contrario e igual al “alcance” del tesorero en su “libro de cargo y data”.

38Puede decirse que el cargo y data era un método que representaba la realidad económica de la relación de la Real Hacienda con el sujeto responsable de ella (el tesorero). Mientras que con la partida doble se reflejaba toda la realidad económica que afectaba a esa hacienda incluyendo la que tenía que ver con la persona responsable de ella.

39La relación “Tesorero/Su Magestad” que se representaba en el libro de cargo y data – un cargo significaba siempre una entrada de tesorería y una data una salida – se traducía en el “manual y libro de caxa” en asientos que implicaban (tal como puede verse a continuación en la figura 6) : un apunte en el debe de la “cuenta del tesorero” y como contrapartida un apunte en el haber de la “cuenta de Su Magestad” cuando se representaba un “cargo” ; y un apunte en el haber de la “cuenta del tesorero” y como contrapartida un apunte en el debe de la “cuenta de Su Magestad” cuando se representaba una “data” (en la figura 7 hemos representado esa relación entre ambos métodos).

Figura 6 : Transacciones en el libro manual

Figura 6 : Transacciones en el libro manual

Figura 7 : Relación entre la partida doble y los libros de cargo y data

Reflexiones finales

  • 24  La aplicación más temprana que hemos encontrado es de 1555, concretamente un  libro manual localiz (...)

40De acuerdo con nuestras investigaciones, el “Método de la Partida Doble” comenzó a aplicarse a principios de la segunda mitad del siglo XVI24, cuando ocupaba la tesorería Francisco Tello de Guzmán, aunque el verdadero tesorero fue su hijo Juan Gutiérrez Tello, en esta época la partida doble permitía al tesorero, como ya hemos reconocido, llevar a cabo un adecuado control del itinerario que recorrían los tesoros, ya fuesen propios o incautados, desde que entraban en la sala del tesoro hasta que, convertidos en moneda, se les daba el destino que el monarca indicaba. Esa era la verdadera novedad e importancia del método de la partida doble, a lo cual hemos de añadir que al investigador le permite visualizar de una manera fácil y completa el origen y aplicación de dichos tesoros, ya que otros registros y libros se referían únicamente a aspectos o etapas concretas del itinerario mencionado (en la figura 11 un gráfico nos muestra ese itinerario y los instrumentos contable utilizados).

Figura 8 : Página de un libro de recibo y ventas de oro y plata (1560)

Figura 8 : Página de un libro de recibo y ventas de oro y plata (1560)

Figura 9 : Página 211 de un libro de Caxa de 1560, con dos cuentas en esa misma página

Figura 9 : Página 211 de un libro de Caxa de 1560, con dos cuentas en esa misma página

Figura 10 : Primera página de un libro manual de 1560

Figura 10 : Primera página de un libro manual de 1560

Figura 11. Itinerario de los tesoros y libros utilizados para registrar el origen y destino de estos tesoros al objeto de ejercer un adecuado control sobre los mismos.

  • 25  Esos análisis detallados pueden consultarse en Donoso Anes, 1992, 1994 y 1996b.

41Durante el siglo XVII hemos comprobado que el método se sigue aplicando al menos hasta 1647, y el análisis de los procesos contables que se pueden reconstruir con su documentación nos permite analizar la realidad económica de la Hacienda Real en esas fechas25 y que ahora estaba presidida por : la crisis monetaria, representada por los continuos trueques de plata a vellón, la formación de compañías de compradores, menos compradores de oro y plata que en el siglo XVI aunque más especializados y ofreciendo mayores garantía y, desde el punto de vista estrictamente contable, la separación desde 1634 de los dos géneros de hacienda, la de la plata y la del vellón, en libros de cargo y data diferentes, lo cual afectaría a la contabilidad llevada por partida doble apareciendo cuentas que reflejan ese hecho.

  • 26  Concretamente el primer libro relativo a este método que localizamos es un manual que abarca todo (...)

42No obstante, la aplicación del método de la partida doble fue bastante irregular. Así para el siglo XVII la primera documentación que hemos localizado, en la que se aplica dicho método en las cuentas de la tesorería, es la correspondiente al período de 1620 a 164426. Lo cual nos permite deducir que ese método se llevaba por la contaduría de la Casa independientemente del tesorero bajo cuya responsabilidad estuviese la Real Hacienda. Más que el control del tesorero, para lo que se contaba con los libros de cargo y data, lo importante con la aplicación de la partida doble era ejercer el control de dicha hacienda y conocer su estado en cualquier momento. Por consiguiente, en estas fechas, el método de la partida doble se aplicaba ininterrumpidamente, y sólo cuando se acababa un “libro de caxa” se pasaba al siguiente. En consecuencia, el libro de cargo y data del tesorero, método de “pura tesorería”, resultaba a todas luces insuficiente cuando se quería conocer, en cualquier momento, el estado real de la hacienda que se estaba contabilizando, dado que dicha hacienda mantenía – en el caso de la Real Hacienda – además de con el tesorero, relaciones económicas con : los compradores de oro y plata, el tesorero de la Casa de la Moneda, con otras haciendas, con hombres de negocios, con los maestres a los que se pagaba el coste de los fletes, con el receptor de la avería, etc… No cabe duda de que la riqueza informativa del método de la partida doble frente al cargo y data, al representar todas esas relaciones, es evidente y gracias a su aplicación nosotros, en los diferentes trabajos que hemos realizado sobre el particular hemos podido reconstruir fielmente la realidad que se representaba en sus libros.

43Por otro lado, y como punto final, hemos de reconocer que la censura de las cuentas del tesorero, bien por una comisión especial antes de la creación del Consejo de Indias, bien por la contaduría del Consejo después, representaba el último paso y objetivo final de dichas cuentas, mediante la que se testimoniaba si el tesorero había cumplido satisfactoriamente con su obligación.

Haut de page

Bibliographie

Abreviaturas

AGI : Archivo General de Indias (Sevilla)

CDI : Colección de Documentos Inéditos del Archivo de Indias de Sevilla.

Bibliografía

Carande R., 1965, Carlos V y sus banqueros “La vida económica en Castilla (1516-1556), Sociedad de estudios y publicaciones, Madrid (2ª edición).

Carande R., 1967, “El destino de los tesoros ultramarinos en la Hacienda del Emperador (1520-1556)”, Moneda y crédito, nº 101,p. 3-13.

Chaunu P., 1983, Sevilla y América, siglos XVI y XVII con la colaboración de Huguette Chaunu. Secretariado de publicaciones de la Universidad de Sevilla.

Domínguez Ortiz A., 1974: Orto y ocaso de Sevilla, Publicaciones de la Universidad de Sevilla, Sevilla.

Donoso Anes R., 1992, El mercado de oro y plata de Sevilla en la segunda mitad del siglo XVI. Una investigación histórico-contable, Servicio de publicaciones del Ayuntamiento de Sevilla.

Donoso Anes R., 1994, “The double entry bookkeeping method applied in Spain to account for transactions related to the process of gold and silver in the sixteenth century”, The Accounting Historians Journal, Vol. 21, number 1, p. 97-116.

Donoso Anes R., 1996a, “Las cuentas y su censura del Dr Sancho de Matienzo, primer tesoro de la Casa de la Contratación Sevillana (1503 – 1515) : un precedente del método de la partida doble”, Ensayos sobre contabilidad y Economía, Tomo I, ICAC, Madrid, 1996, p. 293-308.

Donoso Anes R., 1996b, Una contribución a la Historia de la Contabilidad. Análisis de las prácticas contables desarrolladas por la tesorería de la Casa de la Contratación de las Indias de Sevilla (1503 – 1717), Universidad de Sevilla.

Donoso Anes R., 2002, “Accounting for the states of deceased travellers : an example of early Spanish double entry bookkeeping”, Accounting History, vol. 7, nº 1, p. 79-100.

Hamilton E. J., 1975, El tesoro americano y la revolución de los precios en España, 1501-1650, Ariel-Historia, Barcelona.

Haring C.H., 1938, Comercio y navegación entre España y las Indias en la época de los Habsburgos, Fondo de Cultura Económica, México.

Heredia Herrera D., 1974, “La carta de diligencias de bienes de difuntos”, Archivo Hispalense, tomo LVII, nº 174, p. 39-48.

Hernández Esteve E., 1985, “Pedro Luis de Torregosa primer contador del libro de caxa de Felipe II. Introducción de la contabilidad por Partida Doble en la Real Hacienda de Castilla (1592)”, Revista de Historia Económica, nº 2, primavera-verano (1985), p. 221-246.

Hernández Esteve E., 1986, Establecimiento de la partida doble en las cuentas centrales de la Real Hacienda de Castilla. Vol. I : Pedro Luis de Torregosa, primer contador del libro de caxa, Banco de España, Servicio de Estudios. Estudios de Historia Económica, nº 14. Madrid.

Lorenzo Sanz E., 1979-1980, Comercio de España con América en la época de Felipe II, Servicio de publicaciones de la Diputación Provincial de Valladolid. Valladolid, 2 volúmenes.

Melis F., 1950, Storia de la Ragioneria, Dottore Cesare Zuffi Editore, Bologna.

Melis F., 1977, “Las fuentes específicas de la Historia Económica y otros estudios”,Estudios y Documentos, nº XXXVI, Universidad de Valladolid, 1977, 146 páginas.

Muro Orejón A., 1957, “Las ordenanzas de 1571 del Real y Supremo Consejo de las Indias”, Anuario de Estudios Americanos, vol. XIV, p. 363-423.

Muro Orejón A., 1974, “El Real y Supremo Consejo de las Indias”, Anuario de Estudios Americanos, vol. XXVII, p. 195-218.

Piernas Hurtado J., 1907, “La casa de la Contratación de las Indias”. Artículo publicado por las revistas La lectura y El Ateneo, 1907. Librería de D. Victoriano Suárez.

Ramos Pérez D., 1969, “El problema de la fundación del Real Consejo de las Indias”, Anuario de estudios americanos, Vol. XXVI, p. 385-425.

Rodríguez Vicente M.E., 1967, “La contabilidad Virreinal como fuente histórica”, Anuario de Estudios Americanos, Tomo XXIII, p. 1529-1542.

Rodríguez Vicente M.E., 1975, “La contabilidad privada como fuente histórica”, Anuario de Estudios Americanos, Tomo XXXII, p. 303-327.

Roover, R. de (1970) “La Comptabilité a travers les âges”, Introducción al Catálogo de autores contables, dirigido por Ernest Stevelinck, Biblioteque Royale Albert I, Bruselas.

Schäfer E., 1935, El Consejo Real y Supremo de las Indias. Su historia, organización y labor administrativa hasta la terminación de la casa de Austria, Universidad de Sevilla, Publicaciones del Centro de Estudios de Historia de América, 2 volúmenes.

Schäfer E., 1934, “Una quiebra ruidosa en el siglo XVI”, Investigación y Progreso, Octubre 1934, p. 281-312.

Schäfer E., 1945, “La Casa de la Contratación de la Indias de Sevilla durante los siglos XVI y XVII”, Archivo hispalense, nº 13, p. 149-162.

Haut de page

Notes

1  Domínguez Ortiz, 1974.

2  Entre los autores que han estudiado ese mercado, intentando cuantificar su volumen, destacamos : Hamilton, 1975; Haring, 1939; Chaunu, 1983; Lorenzo Sanz, 1979-1980.

3  Carande, 1965 y 1967.

4  En este sentido pueden consultarse por ejemplo los artículos de Rodríguez Vicente, 1967 y 1975.

5  Roover, 1970, p. XVI.

6  Melis, 1977, p. 74. Autor de una de las obras más reconocidas y sobresalientes sobre historia de la contabilidad, titulada, precisamente: Storia de la Ragioneria (1950).

7  AGI, Sección de Patronato, legajo 295, n° 14.

8  El documento original de estas primeras ordenanzas puede consultarse en AGI, Sección de Patronato, legajo 25, Ramo 1. Y en la Colección de Documentos Inéditos (CDI) II, 5 pp. 29-42.

9  Schäfer, 1935 y 1945.

10  Piernas Hurtado, 1907, p. 18.

11  De acuerdo con Pierre Chaunu (1983) se puede hablar en la explotación americana de los metales preciosos de un “ciclo del oro” y de un “ciclo de la plata”. El primero tuvo su máximo apogeo en el primer período de la conquista y hasta 1525, quedando prácticamente agotado ese metal a mediados del siglo XVI.

12  En nuestro trabajo (Donoso Anes, 1992), se pueden consultar todos los detalles relacionados con ese movimiento y su representación contable que experimentaban los metales preciosos: venta, amonedación, vuelta de las monedas al tesorero de la Casa, etc.

13  CDI, I-36, pp. 277-281.

14  CDI, I-36, pp. 296-311.

15  En relación con los bienes de difuntos pueden consultarse los artículos siguientes: Heredia Herrera, 1974, y Donoso Anes, 2002.

16  Nos referimos al conocido caso de Juan Castellanos de Espinosa que se hizo cargo de su administración en 1600 como depositario de ellos, quebrando y dejando a muchos de sus herederos sin cobrar . Sobre este caso particular se puede consultar a Schäfer, 1934.

17  Sobre el Consejo de Indias, aparte de la obra ya citada de Schäfer (1935), merecen destacarse las de Muro Orejón, A., 1957 y 1974, y de Ramos Pérez, 1969. Por estos trabajos sabemos que el Consejo de Indias, al constituirse en 1524, se regía por las ordenanzas del Consejo de Castilla y sólo a partir de sus ordenanzas de 1571 el Consejo de Indias contó con un cuerpo legislativo propio lo que supuso su independencia del de Castilla.

18  En relación con estas ordenanzas Haring (1938, p. 41) nos informa que en noviembre de 1552 se concedió licencia a Andrés de Carvajal para imprimir y vender ejemplares de la obra durante cuatro años a condición de donar cincuenta al Consejo de Indias y a sus tribunales subalternos. Schäfer por su parte, señala que estas nuevas ordenanzas fueron impresas por el sevillano Martín Montes de Oca, en tirada muy elevada, aunque apenas se han conservado hasta nuestros días unos pocos ejemplares de esta edición terminada en 1553 (Schäfer, 1945, p. 156). Nosotros hemos consultado un ejemplar de una reedición de 1647 que se encuentra en la Biblioteca Capitular Sevillana, cuya signatura es 18/3/3 y su título: “Ordenanzas Reales para la Casa de la Contratación de Sevilla y otras cosas de las Indias y de la navegación y contratación de ellas”, realizada por Francisco de Lyra. Obra cuyo contenido va más allá de las mencionadas ordenanzas que aparecen recogidas en las páginas 20 a 61; curiosamente no hemos encontrado en el Archivo General de Indias de Sevilla ningún ejemplar de las diferentes impresiones realizadas de las ordenanzas de 1552.

19  Sobre Pedro Luis de Torregrosa  y sobre la aplicación de la partida doble en las cuentas centrales de la real Hacienda castellana tenemos dos excelentes trabajos de Hernández Esteve, 1985 y 1986.

20  Sobre este particular puede consultarse Donoso Anes, 1996a.

21  La documentación correspondiente a las cuentas del Dr. Sancho de Matienzo se encuentra en el AGI en la Sección de Contratación, Legajo 4674.

22  El título de este libro es: “Manual de cargo y descargo del Dr. Sancho de Matienzo canonigo de la Santa Yglesia de Sevilla Thesorero del Rey e de la Reyna nuestros señores de la Casa de la Contratación de las Yslas e Tierra Firme del Mar Océano y Berbería y Canarias del año de mil quinientos y tres años en adelante” (AGI, Contratación 4674).

23  En Donoso Anes, 1992, se puede ver el análisis de diferentes procesos contables, donde puede comprobarse las complicaciones aludidas. Todo ello una vez que queda demostrado, analizando las características del método utilizado, que dicho método es el de la partida doble.

24  La aplicación más temprana que hemos encontrado es de 1555, concretamente un  libro manual localizado en AGI, Sección de Contratación Legajo 4680.  

25  Esos análisis detallados pueden consultarse en Donoso Anes, 1992, 1994 y 1996b.

26  Concretamente el primer libro relativo a este método que localizamos es un manual que abarca todo el periodo de 1620 a 1639 (AGI, Contratación 4689).

Haut de page

Table des illustrations

URL http://comptabilites.revues.org/docannexe/image/754/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 248k
URL http://comptabilites.revues.org/docannexe/image/754/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 308k
Titre Figura 2 : Primera página del libro manual del Dr Sancho de Matienzo de 1503
URL http://comptabilites.revues.org/docannexe/image/754/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 304k
Titre Figura 3 : Primera página del libro mayor de cargo y data del Dr Sancho de Matienzo de 1509
URL http://comptabilites.revues.org/docannexe/image/754/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 332k
URL http://comptabilites.revues.org/docannexe/image/754/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 332k
URL http://comptabilites.revues.org/docannexe/image/754/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 184k
Titre Figura 6 : Transacciones en el libro manual
URL http://comptabilites.revues.org/docannexe/image/754/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 136k
URL http://comptabilites.revues.org/docannexe/image/754/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 384k
Titre Figura 8 : Página de un libro de recibo y ventas de oro y plata (1560)
URL http://comptabilites.revues.org/docannexe/image/754/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 288k
Titre Figura 9 : Página 211 de un libro de Caxa de 1560, con dos cuentas en esa misma página
URL http://comptabilites.revues.org/docannexe/image/754/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 344k
Titre Figura 10 : Primera página de un libro manual de 1560
URL http://comptabilites.revues.org/docannexe/image/754/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 304k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Prof. Dr Rafael Donoso Anes, « La documentación contable de la Tesorería de la Casa de la Contratación de las Indias de Sevilla (1503-1717) », Comptabilités [En ligne], 3 | 2012, mis en ligne le 12 janvier 2012, consulté le 21 novembre 2014. URL : http://comptabilites.revues.org/754

Haut de page

Auteur

Prof. Dr Rafael Donoso Anes

Universidad de Sevilla (ESPAÑA)

Haut de page

Droits d’auteur

Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo IRHiS - Institut de Recherches Historiques du Septentrion
  • Logo Directory of Open Access Journals
  • Les cahiers de Revues.org